16 de mayo de 2011

Arzach de Moebius

Estamos ante una de las obras más geniales y personales del también genial Moebius, esta es  Arzach. Para quienes no estén muy familiarizados con el universo de Moebius, Arzach parece una simple álbum de ilustración, pero por el contrario si nos fijamos con más detalle encontramos en él todos los componentes que definen al genial autor francés. Tenemos su impresionante e inconfundible dibujo, un estilo narrativo fuera de lo común y que en ocasiones y más en este caso podría a alejar a los lectores, pero Arzach tiene la particularidad de ser una obra sin dialogos que se expresa totalmente a través de la ilustración y este es uno de los motivos que la hacen tan singular.

Para el lector novel le recomiendo que se deje llevar por los dibujos, por la cantidad de detalles que nos permitirán seguir la historia e interpretarla libremente, cosa que creo que es uno de los objetivos de Moebius. Este comentó de la obra que fue una creación sin patrón preestablecido y que fue generando sobre la marcha, otra muestra del enorme potencial del autor Galo.

Arzach se edito en Metal Hurlant, en 1975, el autor en ella realiza todas las fases de la obra es decir, dibuja, entinta y aplica el color manualmente, lo que le da este toque tan personal que otras obras del autor no tienen tan acentuado.



Pero cuál es la estructura de la obra? se compone de cinco historias, cuyos títulos son cinco versiones del mismo nombre. Nuestro protagonista viaja montado en un pterodáctilo sobre inhóspito y hostil territorio. El personaje es frió y sin escrúpulos. en el fondo el comportamiento de nuestro aventurero tendría reminiscencias más que en la ciencia ficción en el western y por momentos tiene similitudes con la obra más importante de Giraud (Moebius), El Teniente Blueberry. 

Los escenarios del comic aluden a territorios áridos y desérticos como los de western más clásicos, encontramos esqueletos de animales, rocas de formas características del desierto...un territorio llenos de sorpresas y peligroso.
También podíamos decir que el personaje es como una especie de caballero medieval en el futuro viajando a lomos de su particular corcel.

La primera historia, Harzack, son dos páginas que pretendian ser un relato simpático y poco más.
En Arzach, Hazark y Harzdac vemos que el talento de Moebius a los lápices no tiene rival.  

Harzak es la más famosa, es aquella en que con la montura fatigada y sobrevolando un campo de voraces anémonas, el protagonista decide reposar sobre los restos de un supuesto puente ya ocupado por un gigantesco animal contra el que deberá combatir. En Arzak, el personaje sirve como inspiración para Los reparadores, que serían una especie de precuela de una de sus obras más importantes, El mundo de Edena

Las otras dos vemos a Arzach que se encuentra en su viaje a una hermosa mujer que decide visitar, pero en esta no consigue un tono distendido, con lo que no termina de ser redonda aunque gráficamente sea genial.

Moebius con esta obra, que tiene momentos desiguales consigue una propuesta que sentó precedentes e hizo de ella una pieza de culto.El comic con el tiempo convirtió al personaje en icono y su popularidad ha ido creciendo dentro del panorama del comic Europeo. 

Moebius dibujó y escribió una serie animada que estaba  compuesta por narraciones de cinco minutos titulada Arzach Rhapsody (2002). Sin embargo, el tema no termino de funcionar y no lo considero imprescindible para los que sean muy rigurosos con el contenido del comic. Aquí tenemos el trailer de la serie.


ArzachPara ir finalizando añadir que el gran logro del autor en Arzach es conseguir que sus viñetas desentrañan una historia que no resulta fácil de contar sin diálogos, estas se definen a sí mismas y al contexto que las engloba, no hace falta seguir un orden a la hora de verlas e interpretarlas. Así que estamos ante una de las obras referencia del autor, uno de sus logros más singulares y notables, una adquisición muy recomendable y que a mi me ha fascinado durante años y continua haciendolo.

0 comentarios:

Publicar un comentario